La Franja Musulmán ¿un pase hacia el abismo?

Hoy nuevamente en ese espacio geográfico se están acumulando una serie de hechos que pronto podrían generar un conflicto que pondría en riesgo la vida humana

¿Está realmente el capitalismo en crisis?

Pareciera ser que se cae en una preocupante equivocación: pensar que sistema es igual a humanidad. Ésta última sí está en crisis, y lo está porque la rige un sistema que va en contra de su existencia justa y pacífica

El discurso subversivo que le valió la muerte

Su asesinato hace parte del inicio de una era de dominación imperial en las que ya no se ocultarán las caras

La real tragedia griega

Lo que está sobre la mesa es si los problemas por los que atraviesa el capitalismo lo harán evolucionar o colisionar, o sí, desde otro punto de vista, se trata más bien de un nuevo periodo de reorganización de esferas de influencias y políticas imperiales

Los amigos de Mandela que a EE.UU. no le conviene que recuerdes (+Fotos)

Hoy para muchos algunos una inspiración, Madiba, como cariñosamente se le conoce, fue en otro momento señalado y denigrado como terrorista por Estados Unidos y algunos de sus conocidos aliados

28.10.14

Poema: 9 minutos

Moiras que me llaman la atención
con hilos que dejan caer a sus pies.
No me dejen tomar decisiones, replico.
Pero no hay sino omisión de sonidos.
Entonces caigo también en la nada,
Está ella allí para conducirme
En un laberinto que me traslada una y otra vez a sus adentros
Con violencia, en medio de volutas de narcóticos
Que pesan oro,
Que desgranan las miradas,
Fragmentan los movimientos,
Que rompen la memoria.
Del foso solo salgo, sin ella
Pero del camino a seguir, no.
Puedo, quiero, anhelo.
Me he arriesgado en las formas de amar
Pero hay presencias
Presencias cuyo tiempo es inverosímil

9 horas, con 9 minutos.

Oswaldo Galet

15.9.14

Preguntan los limitados

 

¿Pero por qué te preocupas por la que pasa en Gaza?, preguntan
Es un genocidio, una masacre, dice uno
¿y lo que pasa acá?, preguntan. 
Estamos presenciando una Tercer Guerra Mundial, dijo el Papa
Pueblos enteros están amenazados
¿Y ellos preguntan por el sueldo mínimo de aquí?
Claro, uno también indaga en esa realidad
pero ellos solo hablan de eso
Es una guerra fragmentada, denunció el pontífice
¿por qué hablas tanto de lo que pasa en Libia, Siria, Egipto, etc.?, preguntan
No es socialista el Papa pero denuncia el sistema económico actual
¿Pero y los niños pobres en Venezuela?, preguntan
Critica la opulencia Francisco
El de la iglesia rica con fieles pobres
Uno piensa que los cristianos de acá algo entienden pero no
Más bien se espantan con el Estado Islámico (financiado por cristianos y judíos)
Made in EE.UU. con el sello del premio nobel de la paz.
Y los limitados dicen: Tiene sentido que EE.UU y la UE ataque al archienemigo del mundo: El EI
Y uno se los imagina jugando con tantas E y una cuarta, la de Estúpido,
¡Qué no les va mal!
Y uno escribe Obama y ellos dicen ¿y los políticos de acá?
¿para qué hablarles de Imperio? ¿Verdad?
Preguntan los limitados un poco más curiosos porqué Putin se atrevió a recuperar Crimea
¿Qué importa lo que pase en Ucrania?, preguntan
Pero eso sí, si se trata de compararse con los ultrademocráticos (fascistas, en realidad) de allá
¡Válgame dios! Los de acá son igualítos a los de allá (por la ideología y por su condición de vasallos)
Cuentan también con el visto bueno gringo, ese mismo que financia a los rebeldes en Siria
que también son terroristas
aunque rebelde suena más bonito, como más cool
Mientras a uno el mundo se le hace pequeño a ellos el mundo les parece gigante
Razón tenía Brecht al decir que el peor analfabeto es el analfabeto político 

Oswaldo Galet

7.9.14

Mi religiosidad poética no se trata…



No se trata de escribir poesía se trata de descubrir lo poético
No sé trata de recitar versos se trata explotar lo poético
No se trata de hacer el amor, se trata de hacer el amor poético
No se trata de hacer política, se trata de hacer política poética
No se trata de luchar, se trata de una lucha poética
No se trata, no, de vivir sino de engendrar una vida poética
No se trata de construir futuro, se trata de construir humanidad
No se trata de ver la luna, se trata de admirar las voluntades que en torno a ella giran
No se trata de ver ojos sino las huellas particularísimas en cada pupila
Y no se trata de labios sino de invitaciones
De manos sino de extensiones
De voces sino de presencia
De recuerdos sino de ausencias
De ideologías y ficciones sino de anhelos originarios
De poesía sino, insisto, de lo poético

Y del silencio.

Oswaldo Galet

4.9.14

Hay una sola huella en la que te reconozco



Hay una sola huella en la que te reconozco
Es la que se forma en tus labios
Cuando callan, cuando hablan, cuando besan.
Son ríos que se empapan de vida
Que desemboca en las comisuras
Desde donde se extiende un territorio impasible
Que me invita a dejar las orillas seguras
Y perderme.
Una travesía que empieza con luz
Y termina en las más sublimes oscuridades.

Oswaldo Galet

8.8.14

Baile en construcción

Como cuando bailamos desaforados
Desenvueltos de todo
Recién nacidos en un espacio de dos
con anhelos locos
impulsados por la adrenalina
explotando a cada roce 
como chispas en medio de algo que corre al futuro
en medio de una tormenta de luces y oscuridades
nos vamos haciendo idea uno con el otro,
construyendo nuestras siluetas
amalgamadas en la furia.  

Oswaldo Galet

29.7.14

Amanece en Palestina



En Palestina amanece aunque la muerte seguramente no durmió
Ni lo hará,
La guerra es una sirvienta de la muerte que no se gobierna sola,
Es hermana de la justicia y de común tienen en que las dos son ciegas,
Pequeños seres son inmolados por la historia humana
Rinden tributos, sin saber y sin querer, al sentido de los pocos
Risas, sueños, juegos dejan de ser, así no más.  
La guerra no tiene la facultad de sentir pero sí de existir
Quien la justifica contra un pueblo inocente siente,
pero no tiene el derecho de existir.
Porque el derecho de existir lo da la vida, el respeto a la vida,
Porque el derecho de existir lo da el respecto al sueño que crece.
Amanece en Palestina,
Pero hay madres que vivirán una noche eterna,
Hay niños que vivirán una noche eterna,
Hay vivos a quienes les sembraron a golpes una noche eterna.
Amanece
Pero durante esta noche que puede ser cualquiera
Les fue regalados a los palestinos
Soles químicos que alumbraron para algunos por última vez el cielo,
Luces artificiales que no sólo asustan a los perros.
Palestina amaneció hoy con un comunicado más en sus hombros,
Una palmada fría en la espalda,
Una palmada que los lanza un poco más allá hacia donde la sonrisa es un gesto olvidado
Una quimera, una utopía que moviliza, quiero pensar, aún a la infancia.
Amaneció hoy en Palestina
Con tierras más sembradas de dolor que de futuro
Y con un futuro más motivado a la justa venganza contra un mundo que los desampara
Que a la esperanza.
Y yo escribo
Y amanece
Y ya hay otros tantos que ya no están.
Y yo escribo
Y amanece …



Oswaldo Galet

28.7.14

Trozos de sabor y olvido


I
Llega inesperada a mi mente
Esa pregunta lacerante: ¿por qué nos dejamos ir así no más?
Conociéndome responsable mayoritariamente de la ausencia presente.
II
Sabiéndote es de saberte
De sentirte en mi paladar
de degustar tu sabor.
Saber de ti
Es probarte con todos los sentidos.
Saberte es de sabor,
Del sabor presente aquí, ahora y un mañana, quizá.
III
¿Qué tienen que ver dos almas despojadas de sentido?
Ningún vínculo es posible, ninguno real, ninguno cierto.
¡Aleluya por las almas despojadas de sentido!
IV
No tengo nombre cierto,
Todo se desploma en los pasos anónimos,
En las calles andadas, ya pasadas. 

T/ Oswaldo Galet

16.6.14

Me advino tu rostro

Me advino tu rostro
Ojos de un azul infinito
Labios,
Cabello.
Luego recordé tus manos
Y ese perfume que desprendían,
Y llegó de nuevo esa sensación abismal
De no habernos estado en nosotros.
Un recuerdo así se vuelve aguas mansas
En las que no quiero sino naufragar,
Dejarme hundir
Queriéndote hacer presente, una vez más.
Hundiéndome, siento que aquel momento inacabado perdura,
Se hace cuerpo y materia y espíritu y pensamientos rotos,
Levitando sobre el vacío de esas aguas,
Solo aspiro a que de la nada me advenga también tu nombre.

Oswaldo Galet

14.2.14

Algo muy grave va a suceder en este pueblo

 
 
“Imagínese usted un pueblo muy pequeño donde hay una señora vieja que tiene dos hijos, uno de 17 y una hija de 14. Está sirviéndoles el desayuno y tiene una expresión de preocupación. Los hijos le preguntan qué le pasa (y ella les responde que ha) amanecido con el presentimiento de que algo muy grave va a sucederle a este pueblo”, narra el escritor colombiano Gabriel García Márquez en el cuento que se titula como este artículo.
 
Relata que el presentimiento de la señora corre como un rumor entre los habitantes de esa localidad anónima quienes pronto entran en un pánico tal que los hace percibir en los hechos normales y cotidianos cosas inusuales y extrañas. 

“Y para no hacer largo el cuento, diré que (…) se va esparciendo el rumor. Llega el momento en que todo el mundo, en el pueblo, está esperando que pase algo. Se paralizan las actividades y de pronto (…) Llega un momento de tal tensión para los habitantes del pueblo, que todos (…) huyen en un tremendo y verdadero pánico, como en un éxodo de guerra”, concluye García Márquez. 

En estos días de evidente tensión para el país en las que los rumores se esparcen por doquier recordé esa narración que en sí mismo refleja la capacidad de cualquier comunidad humana de transformar la realidad a partir de un simple hecho comunicativo. Sin importar los medios por los cuales se manifieste (televisión, radio, redes sociales, etc.) éste cumple un papel trascendental en cualquier sociedad y mucho más si ésta vive un periodo especial de contradicciones y disputas. 

“No te vayas a bajar en Ciudad Universitaria hay disturbios y está cerrada la estación”, escuché ayer mientras iba transitando por el Bulevar Sábana Grande sobre el que, a propósito, una amiga me preguntó que “cómo estaba eso por ahí” pues le habían dicho que por el lugar habían enfrentamientos. “No vale – le dije- aquí está esto lleno de consumistas como siempre”. 

Minutos después me fui encontrar con otra amiga y para ello tenía que bajarme en la estación que estaba supuestamente cerrada. Fui, bajé y salí caminando. No había tales disturbios, las salidas estaban abiertas y todo estaba en calma. 

Mi experiencia, no obstante, poco importa. Decenas, sino cientos de caraqueños se acostaron esa noche pensando que de Plaza Venezuela hasta Altamira (a donde se estaban acercando los disturbios como una tsunami que todo lo iba a arrastrar) se habían generado hechos de violencia que hicieron de la zona un bastión de la “resistencia” de un grupúsculo de “valientes” estudiantes. 

Aclaro de antemano los entrecomillados: hay jóvenes en el país que tienen la certeza de vivir bajo un régimen dictatorial o totalitario que tiene una máquina de exterminio de la disidencia aplicada a través de políticas de asesinatos selectivos. Esto es así. Los he escuchado. No sé cuántos serán pero existen. Ellos salen a las calles inspirados por los discursos políticos de sus dirigentes, por los medios de comunicación, por aquellos que los exaltan comparándolos con los jóvenes ucranianos que han logrado hacer tambalear a su gobierno. Ellos quieren, aspiran y apoyan un Golpe de Estado porque lo ven como la única salida aunque no tengan una propuesta sólida de país que los respalde. Ellos, los valientes estudiantes protegidos por la constitución, las leyes y la fuerza pública, quieren drenar la “arrechera” inoculada. Y- para retomar el punto del artículo-  ellos que hacen parte de la “resistencia” pero que desconocen a qué resisten porque ni el proyecto nacional han leído, generan, creen y esparcen rumores de que “algo muy grave va a suceder en este pueblo”.

Esa máquina de exterminio cumplió su papel más sanguinario el reciente 12 de febrero, día de la juventud.  Una joven universitaria compartió una nota de voz con una amiga en común. En ésta, ella afirma que un familiar que vive cerca de las inmediaciones del Ministerio Público donde se realizó una concentración de estudiantes de oposición, le contó que un grupo armado afecto al gobierno asesinó “como a 50 estudiantes” y que, además, tenía amenazado a los residentes de los edificios cercanos. 

“Me contó mí tía que agarraron un poco de estudiantes y los metieron en un edificio. Que en el piso hay un poco de muertos. Esa vaina está horrible”, dice exaltada la valiente estudiante que muy seguramente hace parte de la resistencia a este oprobioso régimen antipopular. 

En otro plano de mayor envergadura de la capacidad destructiva del rumor que no se divorcia de la escala de lo interpersonal sino que se retroalimentan, el presidente de la República, Nicolás Maduro, cumpliendo con las atribuciones que le confiere la ley, ordenó sacar del aire al canal colombiano de televisión que se transmite por cable, NTN24, por el tratamiento malintencionado que estaba realizando de los hechos acontecidos el12 de febrero. ¡Censura! Gritaron algunos, quizá, los mismos que nunca se pronunciaron en contra de las más groseras manipulaciones mediáticas que ha vivido nuestro país como lo fue el tratamiento “noticioso” del golpe de Estado del 2002, efectuado, valga recordarlo, por los mismos que hoy lideran los hechos antidemocráticos que vive el país. 

El rumor es un caldo de cultivo para la desestabilización. Todos lo saben. Pero la República nos exige, para que sobreviva a las continuas agresiones, que se establezca todo un aparataje de información que desmonte las matrices de opinión infundadas. Por lo pronto, la seriedad de cada quien, chavista, ni ni u opositor, cumple un papel primordial en la resolución del conflicto cualquiera que sea. 

Se dice fácil pero no lo es. Hay mucha miseria en el rumor, mucha necedad, mucha necesidad de ser parte de algo “grande que está pasando” aun cuando sea una gran mentira, un vil engaño. La chica de los 50 muertos se sintió seducida por contar eso extraordinario, fuera de lo común, posible y verosímil dentro de su ingenuidad. Los que advirtieron del tsunami que arrasaba desde Plaza Venezuela hasta Altamira, se sintieron protagonistas de un hecho histórico inexistente pero de gran valor para su ego, pues ellos lo contaron y desde la palabra manifiesta fueron partícipes del giro de los acontecimientos brutales que sacudían desde su imaginación al país entero. 

Con su vileza, con su ignorancia, necedad, mala intención, el rumor puede acabar con un pueblo, con una nación, con la patria. El Estado y su dirigencia cumplirán con las obligaciones que sobre este aspecto determina las leyes. Pero será cada ciudadano que con su aporte serio y comprometido de una estocada final a quienes quieren hacer girar el rumbo nacional cultivando inventos. 

Oswaldo Galet

 
Design by NewWpThemes | Blogger Theme by Lasantha - Free Blogger Themes | NewBloggerThemes.com